Un monumento histórico catalogado

Fue durante la campaña de inventario emprendida en 1991 cuando se redescubrió la decoración pintada del gran salón (o aula) del Châtel de Theys. Aunque nunca estuvo cubierto por yesos y otros papeles pintados, a diferencia de la mayoría de las decoraciones pintadas medievales que aún se conservan, su origen y su valor se habían olvidado a lo largo de los siglos y solo un ojo entrenado podría atribuir a la Edad Media esta vasta decoración de revestimiento, con la geometría y los colores tan modernos.

La inestimable naturaleza de este descubrimiento llevó a la Comisión de Monumentos Históricos a aceptar la clasificación de todos los edificios y su decoración pintada desde la primera presentación del dossier. Esta clasificación también implica la protección del sitio en un radio de 500 metros alrededor del Châtel.

Si aún queda por realizar un minucioso análisis arqueológico para comprender en su totalidad la evolución de la construcción de esta casa fortificada, los estudios realizados hasta el momento no solo han permitido captar los grandes trazos, sino sobre todo descubrir la fuente literaria. en el origen de las escenas pintadas en los medallones que salpican las paredes.

Página dedicada a Châtel de Theys en el sitio del patrimonio MONUMENTUM