Graffiti sorprendente

Otro aspecto excepcional de la decoración pintada del castillo de Theys reside en la presencia de grafitis que probablemente se remontan a los últimos siglos de la Edad Media.

Descubrimos caballos, letras góticas, pero también nuevos escudos.

Entre estos escudos blasonados que iban a servir como firmas, de la misma manera que algunos inscriben sus nombres en monumentos para dejar un rastro de su paso, reconocemos entre otros los escudos de armas de los Señores de Theys y Baron des Adrets.

Notamos la habilidad con la que los autores de estos grafitis trazaban con trazo seguro sus marcos y sus escudos, cuidando de elegir para realizar estos discretos bocetos partes de la decoración que no incluían figuras y preferentemente fondos oscuros. También notamos que son los fondos rojos los que se han preferido, correspondiendo así al color real del escudo de armas.

Esta capa adicional de dibujos evoca la vida en el Châtel y nos ofrece una visión con una nueva profundidad histórica. En efecto, si los murales nos informan sobre las preocupaciones del señor por la puesta en escena de su persona en la estancia más importante de su hogar, los grafitis dan testimonio de otro aspecto de la vida de estos lugares, relativo a los hábitos de los invitados en la Edad Media. .